La práctica del deporte, es considerada como universal en lo social y en el mantenimiento de la salud. Con relación a lo social, la práctica, aparece asociada a valores y actitudes como la integración, la cooperación, el diálogo, el respeto, la responsabilidad, la sinceridad o la creatividad. Este es argumento suficiente para que la práctica deportiva sea recomendable en los programas de Integración social, especialmente con niños y jóvenes.

Muchos estudios e investigaciones inciden en la necesidad de emplear la educación a través del deporte como medio para favorecer la inserción social de determinados colectivos. Colectivos que cuanto más vulnerables son, más riesgo de marginalidad padecen, como pueden ser en nuestra localidad *Palma del Río), los hijos de inmigrantes, o personas que viven en barriadas marginales.